^_^

1/11/12

Metodología Escuela Sudbury


¿Qué es una escuela Sudbury?
Las escuelas Sudbury son escuelas que siguen el modelo de Sudbury Valley School en Framingham, Massachusetts, fundada en 1968. Las escuelas Sudbury operan basadas en dos premisas: libertad educativa y gobernación democrática. Esto significa que los estudiantes están completamente libres a escoger cómo utilizar su tiempo y tienen además voto igual en la Reunión Escolar que decide, por voto de mayoría, todos los asuntos concernientes a la operación del diario vivir de la escuela.

¿Cómo es esta escuela diferente a otras?
Los estudiantes controlan su propio tiempo y actividades en vez de seguir un currículo pre-determinado. En la práctica, esto significa que la mayoría de los estudiantes no pasan mucho tiempo sentados en un salón de clases. Más bien, los estudiantes se encontrarán hablando, jugando, leyendo, trabajando en varios proyectos, teniendo reuniones, o haciendo cualquier cosa que les interese. Hay otras diferencias fundamentales también como mezcla de edades y gobierno democrático.

¿Cómo se diferencia esta escuela a otras escuelas alternativas?
Si bien existen otras escuelas y modelos que permiten más libertad que la escuela tradicional, la gran mayoría de ellas ofrecen una cantidad pre-determinada de opciones o han definido cuál es el camino que ellos consideran mejor para sus estudiantes.
El modelo Sudbury no tiene preconcepciones de lo que debe ser el mejor camino para un estudiante, por tal razón se brinda libertad total para que ellos encuentren sus intereses y no se impone currículo alguno ni se ofrecen cursos (que no sean solicitados por el estudiante) que podrían enviar el mensaje al estudiante de qué la escuela considera importante.
Para diferenciaciones específicas entre Sudbury y los modelos Montessori, Waldorf, Progressive y Homeschooling favor referirse al anejo titulado “OK, so you¹re sort of like…

¿Cual es el currículo de la escuela?
La Escuela no impone currículo alguno más allá del “currículo de la vida” según descubierto individualmente por cada niño. Los niños manejan su propio tiempo en la Escuela y realizan actividades que ellos mismos han escogido. Hay suficientes recursos a su alcance: libros, computadoras, cocina, materiales de arte, instrumentos musicales, equipos deportivos, gente interesante haciendo cosas interesantes, y mucho más. Esta disponibilidad de recursos ayuda a los estudiantes a encontrarse con una variedad diversa de temas y actividades ­ incluyendo la mayoría de lo que encontramos en un currículo tradicional ­ al igual que muchas otras cosas que no lo son. Clases también son efectuadas, pero sólo a petición del estudiante.

¿Por qué las escuelas Sudbury no imponen un currículo a sus estudiantes?
No imponemos un currículo por la simple razón que ninguna persona aprenderá lo que no le interese. Preferimos que los estudiantes descubran y persigan sus propios intereses, lo cual les permitirá disfrutar el aprendizaje y retener el conocimiento a través de los años. Como adultos, no nos agrada ser obligados a hacer algo que no queramos. Somos felices cuando seguimos nuestros propios intereses. Por puro respeto a nuestros estudiantes, les concedemos la libertad de elegir.

¿Y qué sobre el currículo estándar que todos “necesitan”?
Nosotros no creemos que alguien “necesita” el currículo estándar. Muchas de las cosas que son aprendidas en las escuelas de hoy no sirven al estudiante de ninguna manera. Además, lo que es importante o interesante para una persona no lo será necesariamente para otra. El camino del aprendizaje, estilo y tiempo ideal para una persona puede ser completamente erróneo para otra.
La experiencia de otras escuelas Sudbury han mostrado que todos los niños tarde o temprano aprenden los conocimientos “básicos” que ellos necesitan. Cada estudiante determina en algún momento que para poder funcionar en este mundo, necesita poder leer, escribir y hacer matemática básica. Llegada la motivación interna, creada por la necesidad, el estudiante se enfoca diligentemente en aprender dichas materias y por lo general la aprenden en un periodo más corto que los sistemas tradicionales. Porque los estudiantes cogen una asignatura cuando están preparados, la aprenden fácilmente y están motivados a retarse ellos mismos a niveles de dificultad más altos simplemente por la satisfacción derivada del reto.

¿Qué aprenderá mi niño en la escuela Sudbury?
Prácticamente todos los niños aprenden a leer, a escribir y matemáticas, y tras eso las posibilidades son vastas como la imaginación humana. Los niños a menudo estudiarán asignaturas tradicionales más profundamente, gozosamente y duraderamente que en las escuelas tradicionales. Ellos también se envolverán en asignaturas no-tradicionales con la misma concentración y fervor. Los niños aprenderán lo que les interesa y lo que ellos encuentren que necesitan para llegar a otras metas o aprender otras asignaturas escogidas por ellos. En adición, si es necesario, los niños van a re aprender cómo jugar.

¿Cómo aprenderá mi hijo X asignatura?
No hay ninguna garantía que su hijo aprenda X asignatura en esta Escuela, o en cualquier otra escuela. Pero en nuestra cultura de hoy, saturada de información, los niños tienen acceso a virtualmente toda materia de estudio, usualmente a fondo. Cuando el interés del niño en una materia va más allá de los recursos disponibles en la Escuela, se hacen arreglos para conseguir otros recursos como internados y “apprenticeships”.

¿Cómo se asegura la escuela que los estudiantes aprendan “lo básico”?
La Escuela provee un ambiente y facilidad donde el conocimiento es útil. Por ejemplo, la palabra escrita esta en todas partes en la Escuela: en los libros puestos en tablilleros, en anuncios puestos en “bulletin boards”, en los reglamentos de la Escuela, en agendas y minutas relacionadas a la democracia de la Escuela. Tarde o temprano todo estudiante reconocerá lautilidad de aprender a leer. En ese entonces, el personal, otros estudiantes y a veces los mismos padres ayudarán al niño a aprender dicha destreza.
La dinámica es similar no sólo para otras destrezas “básicas” como matemáticas, pero también para otras destrezas raramente enfatizadas en otras escuelas. Los estudiantes trabajan duro para mejorar sus destrezas de comunicación oral, en tratar a otros con respeto, y en recoger o limpiar después de terminar su actividad. También aprenden donde están sus intereses y cómo lograr las cosas que ellos realmente quieren.
Aunque estas destrezas son difíciles de dominar, los estudiantes las aprenden voluntariamente por lo útiles que son. Los seres humanos están programados genéticamente para querer aprender cosas útiles ­ observe un infante dominando las complejas destrezas de caminar y de hablar. Aún más, estos infantes aprenden estas destrezas sin la necesidad de un currículo o métodos de enseñanza.

¿Si un estudiante escoge ignorar materias importantes, no estará en desventaja más adelante en su vida?
La sociedad moderna es tan diversa y rápidamente cambiante que no hay forma de anticipar que conocimiento una persona va a necesitar algún día. Es entonces inevitable que nuestros estudiantes van a eventualmente encontrarse en situaciones para las que no está adecuadamente preparados. Lo mismo es verdad para graduados de escuelas tradicionales. Nuestros estudiantes, sin embargo, tendrán la experiencia de haber sido responsables de su educación. En las Escuelas Sudbury los estudiantes no se recuestan y esperan que alguien les enseñe. En vez, ellos deciden lo que necesitan saber y entonces buscan la manera de aprenderlo. Es así como los adultos generalmente aprenden las cosas, y es más efectivo que tratar de llenar y llenar con conocimiento el cerebro de alguien esperando que algún día le sea útil. Es penoso cómo la mayoría de nosotros gastamos en la escuela gran parte del tiempo aprendiendo materias que no nos ha sido útiles al día de hoy.

¿Por qué la escuela no evalúa a los estudiantes para reportárselo a los padres?
La ausencia de evaluaciones impuestas lleva a resultados más satisfactorios y completos. Primero, los niños desarrollan hábitos de auto-evaluación y destrezas de introspección. Segundo, la curiosidad natural y motivación se preservan. Tercero, los niños desarrollan empoderamiento y confianza en sus ideas y además de una percepción única y original del mundo. Finalmente en vez de exhibir comportamientos dirigidos a complacer a los adultos, los niños experimentan un crecimiento natural.
La ausencia de reportes a los padres preserva la privacidad individual de cada niño, apoya la función de la escuela como un lugar para el desarrollo de independencia del individuo, maximiza la motivación intrínseca del ser, y apoya las relaciones genuinas y de confianza entre personal escolar y estudiante.

¿Cual es el rol de los padres en la escuela?
Para que la experiencia de los niños sea lo más rica posible, se le pide a los padres a familiarizarse lo más posible con la filosofía de la escuela y que reflexionen profundamente si pueden o no apoyar esta filosofía. Cualquier presión que venga del hogar que vaya en contra de la filosofía puede causarle estrés al niño, limitar su sentido de libertad y restarle de su control interno.

¿Es la evaluación una parte importante del aprendizaje?
Si, La mayoría de nosotros nos beneficiamos inmensamente de retroalimentación recibida porque nos ayuda a medir nuestros propios estándares, habilidades y la manera de hacer las cosas en comparación a otros relativo a nuestras metas y aspiraciones. La mayoría de nosotros activamente buscamos y estudiamos retroalimentación sobre nosotros mismos, especialmente en las áreas de conocimiento y destrezas que estamos tratando de expandir en un momento dado.

¿Que tipo de evaluación reciben los niños en la escuela?
Los niños reciben información que surge naturalmente en el diario vivir, y se lleva a cabo en numerosas formas como: auto-evaluación a través de introspección ( ej. un sentido personal de satisfacción o insatisfacción), retroalimentación durante una sesión de tutoría (individual o en grupo pequeño, cuando pedida por el niño), exámenes o notas pedidas por el niño, retroalimentación espontánea de parte de otros, procedimiento de certificación, procedimientos judiciales, y muchas formas de logros y fracasos.
Evaluaciones en la escuela son ricas y variadas, pero más importante, son consideradas parte del proceso de aprendizaje y además son ofrecidas en un ambiente cuidado. Los niños aprenden a aceptar las evaluaciones abiertamente y sin temor y como resultado se convierten en adultos que son conscientes de ellos mismos y dispuestos a buscar asistencia de otros adultos y evaluaciones externas cuando consideren que les son útiles. Finalmente y más importante ellos desarrollan un sentido de auto-valía que permanece intacto sin importar la retroalimentación externa.

¿Se prepara un informe de notas (calificaciones)?
No se cualifica a base de notas ni se evalúa a los estudiantes. Si los padres quieren información sobre el progreso de sus hijos, los invitamos a conversar directamente con ellos, o se coordina una reunión entre los padres, el niño y un miembro del personal escolar.

¿Se les da exámenes a los estudiantes?
Las investigaciones recientes y nuestra propia experiencia nos enseñan que los exámenes obligatorios causan daño al aprendizaje de los estudiantes, pues se reducen a memorizar datos, escribirlos en los exámenes y luego olvidarlos. Los exámenes obligatorios les producen estrés a los niños y consumen mucho tiempo del personal y los estudiantes, sin que necesariamente sean válidos. Los exámenes proveen unos resultados cuantitativos, pero le causan daño a la autoestima y al sentido de competencia de los niños. En nuestra era de informática, lo realmente valioso es conocer cómo conseguir información clave y ponerla a nuestro servicio, en lugar de memorizar datos, a los cuales tenemos fácil acceso.

¿Podrá mi hijo entrar en la universidad?
El Sudbury Valley School es quizás la única institución escolar que ha efectuado varios estudios sobre sus ex-alumnos. En dichos estudios, publicados en libros como “Legacy of Trust” (1991) y “Pursuit of Happiness” (2005) se muestra el altísimo porcentaje de estudiantesque pasan a tomar educación post-secundaria y universitaria. De hecho, la gran mayoría de los estudiantes entran a la universidad de su primera elección.

¿Cuáles son las estadísticas en cuanto a asistencia de los estudiantes de escuelas Sudbury a universidades o colegios de estudios avanzados?
Las siguientes estadísticas fueron extraídas de un estudio llevado a cabo en 1991 de los primeros cientos de estudiantes de la escuela Sudbury Valley School (SVS), según publicados en el libro “Legacy of Trust” (1991 p. 242). Asistieron a la universidad u otra institución post-secundaria:
** El 93% de los estudiantes que completaron su aprendizaje primario y secundario en SVS.
** El 90% de los estudiantes que asistieron por tres años o más, incluyendo escuela superior de SVS
** El 80% de los que asistieron 2 años de escuela superior de SVS
** El 83% de los que estuvieron un año de escuela superior SVS
En otros estudios publicados efectuados entre los años 2002 y 2003 y según publicados en el libro “Pursuit of Happiness” (2005, p. 120) se revela que el 100% de los estudiantes encuestados que tenían interés en asistir a la universidad, así lo hicieron sin mayores problemas.

¿Que ocurre si el niño “no hace nada”?
A veces los niños necesitan “no hacer nada” por un tiempo largo o corto. Nosotros creemos que esto es perfectamente normal y saludable. Algunos niños necesitan “hacer nada” para reconectarse con ellos mismos y redescubrir sus verdaderos intereses. Puede que tome aburrimiento para ellos llegar a este punto de redescubrimiento, pero aun así esto es saludable ya que el aburrimiento va a forzar al niño a tomar decisiones para sí basadas en lo que realmente quiere hacer. En las escuelas Sudbury, donde la gente está siguiendo sus intereses todo el día, cada día, y donde todo interés posible puede ser explorado, el niño que “hace nada” va a eventualmente descubrir sus propios intereses y activamente irá detrás de ellos.

¿Qué sucede si el niño no está motivado?
Todos los niños tienen una curiosidad innata para explorar el mundo a su alrededor. Esa curiosidad los conduce al aprendizaje y es lo que llamamos auto-motivación. La motivación solamente se extingue cuando los niños son limitados, se les dice los que tienen que hacer repetidamente, o no les interesa lo que hacen. Cuando esto ocurre, no hay maestro, libro, clase, currículo o programa de tutoría que lo motive nuevamente. Los estudiantes recuperan su motivación si les concedemos la libertad para entrar en contacto con sus genuinos intereses.
Entiendo que mi hijo(a) necesita estructura.
La estructura contribuye a mantener orden en la sociedad y a tener acceso a recursos. La estructura brinda estabilidad y seguridad, lo cual permite a los niños explorar el mundo sin temor. Sin embargo, hay que establecer la diferencia entre una estructura sana y una enferma.
Una estructura enferma se compone de lo siguiente: segregación por edad, materias de estudio predeterminadas e impuestas que no toman en consideración los intereses de los estudiantes, el uso del miedo, la competencia y el castigo para asegurar el cumplimiento, y evaluaciones que estimulan un sentido de superioridad o inferioridad. Una estructura enferma usualmente produce niños que han perdido la capacidad para guiarse internamente y tomar decisiones responsables por sí mismos.
Una estructura sana, por otro lado, produce niños que están dirigidos por un sistema interno saludable, que los impulsa a lograr lo mejor de sí mismos. El sistema democrático de las escuelas Sudbury asegura este tipo de estructura, a través de leyes, reglamentos, procedimientos, comités, corporaciones y otros elementos. La interacción entre niños de diversas edades, la libertad educativa, el uso de una asamblea y la ausencia de evaluaciones contribuyen a lograr niños confiados, en buenas relaciones con los demás y capaces de tomar decisiones responsables.
La estructura democrática de la escuela Sudbury establece los parámetros para la seguridad y el orden, lo cual permite a los estudiantes alcanzar sus propias metas. En lugar de utilizar la estructura para controlar a los niños, los dejamos libres para descubrir sus capacidades.

¿Cómo funciona el aspecto democrático?
La reunión escolar funciona en acuerdo al Procedimiento Parlamentario, se reúne semanalmente para decidir todo lo pertinente a la operación del diario vivir de la escuela. Las decisiones en las que se votan incluyen: crear reglas nuevas o eliminar reglas viejas, determinar el uso de fondos, reclutar o despedir personal escolar y crear y encaminar corporaciones. Cada estudiante tiene el derecho de asistir a las reuniones y usar su poder de persuasión y su voto para influenciar el reglamento de la escuela. Los estudiantes aprenden a enmendar mociones, cabildear con compañeros votantes, y vivir con las decisiones de la mayoría. En otras palabras, los estudiantes aprenden sobre la vida real de una democracia, las necesidades conflictivas de distintos grupos de interés, la tensión y el balance entre los derechos individuales y las necesidades de la comunidad, y el inextricable eslabón entre libertad y responsabilidad.
En la ejecución de las reglas, la democracia y los principios del proceso de justicia también prevalecen. El Comité de Investigación y Solución (CIS), el cual hace las investigaciones de las violaciones del Reglamento o Libro de las Leyes, solicita los cargos, lleva a cabo vistas e impone sentencias (consecuencias). A través del mismo los estudiantes tienen el derecho a un juicio justo y el derecho a ayudar. El CIS está compuesto por 1 personal escolar y 3 estudiantes que representan todos los grupos de edades de la escuela.
Tomado de la web
http://casasudbury.edublogs.org/preguntas-mas-frecuentes-sobre-escuela-sudbury/ 

No hay comentarios:

Publicar un comentario